• Mayte Villalobos

Afganistán, las mujeres y el deporte.


Los derechos de las mujeres afganas han sido el foco de atención desde que los Talibanes tomaron el control del gobierno de Afganistán.


Después de 20 años, el ejército estadounidense retiró sus tropas de Afganistán que dio paso a que los talibanes tomaran el control del gobierno actual del país. Los talibanes gobiernan bajo la ley Islámica, la sharía, y algunas de las leyes que imponen prohíben a las mujeres trabajar, educarse, salir solas en público, las obliga a usar burka en público y en caso de incumplir alguna de las leyes se pueden aplicar castigos brutales como torturas, lapidaciones, latigazos e incluso ejecuciones públicas. Otra de las cosas que ahora tendrán prohibidas las mujeres es practicar algún deporte.


Khalida Popal, fundadora y ex capitana de la Selección Femenil de Fútbol de Afganistán y directora de Girl Power Organization, una ONG que usa los deportes y la educación para empoderar a mujeres y niñas; años atrás alentaba a las jugadoras afganas a usar sus redes sociales para alzar la voz y aumentar la visibilidad de las mujeres en el deporte. Ahora se ve forzada a dar un mensaje diferente "Lo que más me duele es que desde hace unos días les llamo y les digo que quemen su uniforme, que intenten quitar todo lo que tengan de la selección para que no puedan identificarlas si van a su casa. Quiten sus redes sociales, traten de callar, traten de ocultar su identidad, quiten su identidad".



La mayoría de ellas tuvieron que huir de sus casas y ocultarse con familiares pues sus vecinos saben que son jugadoras y podrían delatarlas con el gobierno Talibán. “Sus identidades han sido expuestas y son un grupo objetivo para los terroristas” declara Popal


Zakia Khudadadi, taekwondoina paralímpica quien sería la primera mujer en competir en los Juegos Paralímpicos vive la misma situación. Zakia viajó de Herat a Kabul la semana pasada para abordar el vuelo a Tokio, lamentablemente fue muy tarde, el aeropuerto de Kabul está cerrado y ya no salen vuelos comerciales.



Zakia cuyo sueño era convertirse en un símbolo nacional de empoderamiento femenino y romper con los estigmas de los atletas paralímpicos grabó un video pidiendo ayuda para salir de Afganistán y poder competir en Tokio.


Alrededor del mundo hemos visto estadios llenándose nuevamente de aficionados para presenciar “el deporte más bonito del mundo”, en Afganistán los estadios serán usados para presenciar actos inhumanos como lapidaciones y ejecuciones públicas.


El deporte tiene la bondad y el propósito de unir al mundo, de crear conciencia, de impulsar el desarrollo, el cambio social y el empoderamiento femenino.

Si quieres usar esta pasión para ayudar a nuestras hermanas en Afganistán puedes hacerlo a través de los siguientes sitios:

https://womenforafghanwomen.networkforgood.com/projects/123748-20-years-of-afghan-women-strong

https://www.afghanaid.org.uk/donate/help-families-in-afghanistan/39/credit-card

https://help.rescue-uk.org/afghanistan-donate