Apuntes de los Clásicos

Con dos partidos de alto calibre y quizás otro enfocado más a lo emotivo de rescatar el empate. Al final, ambos terminaron en empate pero con distintas características colectivas de cara a la parte más importante del torneo.


Estas son algunos impresiones de sus actuaciones.


El Clásico Regio: Tigres mandando


La oportunidad de dar una gran sensación como locales no pasó desapercibida, por lo que Carmelina Moscato aprovechó ello y se impuso desde la recuperación alta del balón. Tigres fue un vendaval en la búsqueda de tener la pelota, y es que su idea fue evitar construcción rival, a tal grado de terminar con posesión del 61% y en lapsos con el 65% de la misma. Sumado a ello, tuvo dos anotaciones con una manufactura de sello y estilo que ha venido buscando la entrenadora.


La jugada donde finaliza Fishel es una muestra de ello.


Si bien, aún tendrán cosas por mejorar, es quizás el equipo que mejor termina parado por estar imponiéndose con su plan de juego y terminar por empatar con otra acción individual, pero que deriva de lo colectivo, de a poco se va puliendo el equipo que estará en la mirada de muchos en liguilla.

Tigres en presión con un 4-4-2. Buscaban fijar a las sus pares (rivales) para evitar control de balón. Si Godínez no tenía asedio, la obligaban a dividir.


Rayadas; Convivir con lo que pide el juego


Los primeros 15 minutos del partido quizás fueron los más parejos hasta el gol que abrió el marcador. En ese lapso es cuando Tigres buscó provocar errores de Rayadas y donde también aceptaron el rol del juego al intentar sumar algunos pases desde su propio tercio para tomar a la defensiva rival lo más adelantada posible. Es importante recordar que si logras sortear una presión, tienes espacio para atacar a campo abierto. Por ello es notorio lo que intentaron en sus momentos con balón y que no es fácil, por lo que implica la intensidad del partido, más siendo un clásico. Fue el turno para Eva Espejo aprender de las dificultades y no imponerse como una vez lo planteó.

Al tener poco rango en salida, aceptaron el rol de estar cerca de su arco pero buscaban contra atacar con desmarques, justamente como el gol de Evangelista.

Un juego a alto nivel pide decisiones rápidas y de calidad, pero también que las 22 jugadoras estén protegidas por el plan y modelo de juego. Todo ese combo nos dio un partido para recordar.



El Clásico Nacional: América, 92 minutos de inclinar el juego


Las Águilas han dejado gratas impresiones en sus juegos ante los llamados top 3 de la liga. Ante Tigres estuvo cerca, ante Rayadas se impuso en cancha, pero no en el marcador y ante Chivas quizás tuvo su mejor rendimiento en 90 minutos; Fijo a las jugadoras claves, ganó duelos aéreos y segundas jugadas, estas, vitales para las rivales. El único punto podría haber sido lo lineal en jugadas al frente ante el bloque rojiblanco, pero cuando refrescó su ataque con Kiana Palacios, estuvo cerca de redondear sus mejores minutos del torneo.


Llamémoslo saber sufrir como ante Pachuca o buscar cerrar el juego con algunos traslados con balón hasta el campo rival, al final, dos jugadas terminaron por manchar un juego casi perfecto. Ese esfuerzo y trabajo debe ser coronado pronto, ojalá en liguilla puedan corregirlo. Errar es válido, pero se deben anteponer a ello.

La presión de América constó de dejar bandas libres pero fijar a las interiores de Chivas. Orejel, Eva siempre a su rival cercana y Kaci con Montero para evitar juego por el centro.

Chivas, tirar del ADN


Empató gracias a uno de sus fuertes, como lo es el balón parado y un tanto más por rescatar un mal rechace. Pocos equipos pueden tirar de su gen ganador, pero eso es algo que no se trabaja o se potencia, sino que se adhiere con los bajos momentos y con los de apremio. Guadalajara ya tuvo ese sube y baja, donde aún teniendo malos momentos o hasta un mal partido (complicado por el rival) sale adelante en los minutos que menos están pensados. A veces cuando la pizarra no alcanza, la respuesta se da por empujar y aprovechar los errores, en su momento, Tigres daba ese sensación, pero ahora el turno de Chivas le da para eso. El problema es saber si se vuelve un hábito o un recurso tirar de ello para juegos así de duros.

No es secreto como Chivas aprovecha las jugadas ABP, el centro de Jaramillo también suma para aprovechar jugadas de este tipo,

Con el cierre tan cerca, cada equipo tiene características para pensar en ellas en un hipotético cuadro de semifinalistas, pero los cruces y rivales previos podrían complicar aprovechando donde flaquean. Queda tiempo para averiguarlo como para esperar alguna sorpresa y poder aterrizar mejor los momentos de futbol que tuvieron en juegos de alto calibre. Podrían ser aún mejores.