• Campeonas MX

El Tri Femenil y 200 días de incertidumbre


Por: Fernando Falah


Hoy, se cumplen 200 días desde que el Tri Femenil pisó las canchas por última vez en aquel torneo en Chipre, donde México enfrentó a Croacia, Eslovaquia y República Checa.

Tras el fracaso en el Preolímpico, una nueva oportunidad se presentó para un sector del talento local de nuestra liga.

Jugadoras como Jennifer Muñoz, Mirelle Arciniega, Diana García, Brenda León y Atzimba Casas figuraron en el plantel mexicano tras su buen paso en la Liga MX Femenil, y algunas, a pesar de los resultados, lograron reflejar ese mismo nivel con la playera nacional.


Sin embargo, la situación actual paralizó al mundo entero, y por supuesto detuvo el fútbol en cada rincón del planeta. Y todo este nuevo proceso se vio interrumpido, cortado de tajo y suspendido hasta nuevo aviso.



Mientras más pasaba el tiempo, no solo en México, sino en todo el mundo, la urgencia por el regreso del fútbol se hacía cada vez mayor y tanto el aficionado como la jugadora y el directivo esperaban con ansias recibir esa luz verde para volver a uno de los trabajos más bellos del mundo.

Pasaron los meses y se dieron a conocer las fechas de regreso para la Liga BBVA MX en su rama varonil y eventualmente, también se anunció el regreso de la Liga BBVA MX Femenil, que al final, se vería postergado.

El aficionado agradecía que después de meses, por fin teníamos fechas de retorno para el fútbol mexicano a nivel clubes en ambas categorías. Lo siguiente era la Selección.


Desde principios de agosto, la Federación Mexicana de Futbol hizo oficial el regreso de la Selección Nacional varonil con un duelo ante Costa Rica en el Estadio Azteca el 30 de septiembre, sin embargo, para el conjunto femenil no hubo absolutamente nada.


La fecha cada vez estaba más cerca, se presentó la convocatoria, los jugadores se preparaban para concentrar con el Tri. Al final, Costa Rica decidió no jugar y rápidamente, ante esta situación, le encontraron rival a nuestro equipo nacional: Guatemala.

Lo que, tristemente, nos lleva a la conclusión de que en la FMF, existe una urgencia, interés, necesidad o como se le quiera llamar, de traer de vuelta al combinado nacional. Pero no vemos esa misma urgencia con el equipo femenil.

¿Cuánto tiempo más nos van a dejar esperando? ¿Cuándo tendremos noticias sobre una nueva concentración? ¿Un amistoso en el CAR? ¿Un amistoso contra otro país?

Nuestras mujeres futbolistas están aferradas únicamente al fútbol que sus clubes les ofrecen. El tiempo sigue transcurriendo para muchas jugadoras que viven un gran momento y que quizá pudo ser recompensado con una convocatoria.

En nuestro país, de nuevo se confirma que a nivel Selección, las cosas siguen estancadas, olvidadas, “a la fuerza”.


Las cosas no cambian. La gente de siempre sigue al mando, los resultados son los mismos. Los partidos son imposibles de ver. El nivel de las jugadoras aumenta considerablemente y no se refleja en el equipo.


No puedes jactarte de tener un proyecto tan sólido como la Liga MX Femenil si la recompensa es un partido en el CAR contra otro equipo de la liga.

No puedes pensar en incorporar extranjeras a tu liga si nuestro talento local ni siquiera tiene la oportunidad de jugar en la Selección.

2019 fue un año de fracasos para el Tri en contraste de la liga, que seguía aumentando su nivel tanto de calidad como de interés por parte del aficionado.


La FMF tuvo oportunidad de utilizar inmuebles como el Universitario, el BBVA y el Akron para que el Tri Femenil pudiese medirse ante otro país con el cálido apoyo de la gente que estuvo respondiendo en números de asistencia durante el torneo.

En su lugar, optaron por jugar en el CAR, a puerta cerrada, sin transmisiones, contra equipos de la liga o categorías menores.


Y hoy, se cumplen 200 días de incertidumbre total para nuestro equipo femenil. Lo único que podemos hacer, es disfrutar de la Liga MX Femenil, desearle lo mejor a todas nuestras mexicanas en el extranjero y esperar a que nuestros dirigentes se acuerden de que tienen un equipo femenil con una gran afición que está hambrienta de resultados, de mejoría, de triunfos.

Nuestras mujeres futbolistas viven su mejor momento. Federación, es momento de que les respondan, de que les paguen con la misma moneda.