• Marianela Camelo

Los salarios y las palabras



La ex-portera del Necaxa y Rayadas, Balbina Treviño, comenzó una conversación importante sobre las realidades que viven muchas jugadoras de la Liga MX Femenil. Hablando desde su experiencia y la de sus compañeras de profesión, compartió una historia que no dejo ni a propios ni a extraños indiferentes.

El tema del salario es algo recurrente no solo para la liga mexicana, pero para todos los deportes femeniles a través del mundo. La disparidad es una realidad, pero en este caso particular, se habla no de un sueldo igualitario, pero uno justo. Uno que te permita poder pagar la renta, las cuentas, la comida. Uno que te permita vivir.

Parecería lógico hablar de justicia y de tener un salario mínimo que te ayude a mantenerte, pero al entrar a redes sociales vemos un comportamiento de muchos "aficionados" que trata de minimizar un problema con "justificaciones" que en realidad son discursos trillados y sin fondo. Aún así, el escribir esto no es para hablar sobre aquellos que utilizan las redes sociales para todo menos para construir, sino de los medios de comunicación que no han sabido tocar el tema con responsabilidad.

El utilizar palabras como "drama" en una nota que habla de un problema MUY serio denota no solo falta de preparación, sensibilidad y sentido común, sino que va mucho más a fondo, a algo que en México no se ha reconocido: el machismo sistemático. Ese que se esconde en ciertas palabras, en ciertas actitudes. Uno que opera de manera sutíl. El que poco a poco va dibujando una imagen de lo que las mujeres pueden o no pueden hacer, construyendo una torre con cada letra escrita sin el conocimiento del daño que hace no solo a la persona en cuestión, sino a toda una sociedad que se ha visto corrompida por este discurso dañino.


No tengamos miedo a denunciar y levantar la voz cuando veamos que medios que tienen el poder para llevar la narrativa social tengan este tipo de escritos y actitudes. Por muchos años hemos escuchado que somos "exageradas", "sensibles" o "dramáticas". Nada de eso. Solo estamos cansadas. Y es justo eso lo que nos ayudará a nunca más estar calladas.


  • Facebook CampeonasMX
  • Twitter CampeonasMx
  • Instagram CampeonasMx
  • Podcast CampeonasMx