Pachuca 0-1 Rayadas: Un resultado que pudo ser distinto

El juego llegó con la etiqueta de partido importante de la jornada y aunque el marcador no reflejó fielmente el dominio alterno de cada equipo en el transcurso de los 90 minutos, nos muestra que, ante colectivos tan buenos, las acciones individuales y posterior corrección de plan de juego, puedes acercarte a la victoria.


Estas fueron algunas claves:


Nombres y similitudes


No es sorpresa que ambas escuadras sumaron nombres fundamentales para contar con algo más que calidad sino competitividad. Mientras Rayadas envió al campo un 4-4-2 con Diana García como mediocampista por izquierda, Rebeca Bernal y Yamile Franco a la misma altura del círculo central alternando roles defensivos, la línea defensiva la comandaron Isabella Echeverri y Valeria del Campo.


Alineaciones iniciales de cada equipo.

Enfrente, la escuadra tuza envió una formación parecida, pero que con el pasar de los minutos se reafirmó como 4-1-3-2, sacando clara ventaja de la libertad de Martha Cox como enganche, Mónica Ocampo como mediocampista por izquierda y Lizbeth Ángeles casi con el rol de una extrema nata, con ello Pachuca pudo encaminar un primer tiempo que no alcanzó a traducir en gol.


Ocasiones que no subieron al marcador

Secuencia donde Pachuca recuperó un balón y obtuvo una oportunidad de gol clara, todo desde el poco rango que le daba a su rival en salida.

Rayadas tuvo pocos lapsos con balón controlado, tanto para iniciar salidas e instalarse en campo rival. Aún con ello, Barreras detuvo un disparo lejano de Yamile Franco que pudo darle otro sentido al juego. Pachuca poco a poco aventajó por los movimientos de toda su estructura ofensiva, una vez que se hicieron de más minutos con la posesión, aprovecharon cada acción y eso obligó a las regias a ir cediendo. De no ser por Alejandría Godínez, el juego habría tenido otro rumbo. Pachuca disparó en 12 ocasiones en contraste de los 4 tiros de su rival, al menos durante ese primer tiempo.

Algo que ha caracterizado al equipo de Cacho es la libertad que se tiene. Selene Cortés pasa a ser una extrema más, Hermoso se acerca para ser opción y no hay necesidad de tener referencia fija al frente. Corral está al acecho por el extremo del campo.

Espejo modificando


Puedes fallar en el planteamiento inicial y sacar ventaja de ello por como el juego comienza a cargarse del lado rival. Ahí entra la virtud de corregir sobre la marcha. Eva mandó al campo su típico 4-2-3-1, con el medio campo fortalecido por Diana García y el valor agregado de Aylin Aviléz por delante de ellas para ser la amenaza mayor en las segundas jugadas, eso reactivó el ataque de Rayadas quien comenzó a tener ciertas ocasiones.


Estas formaciones se mantendrían hasta el minuto 64. El gol volvería a cambiar el ritmo y dominio del juego,

La clave con Aviléz fue que aún con la presión tuza, era la receptora que aprovechó cada balón dirigido hacia ella. La secuencia muestra como recibe y tras girarse da opción de ataque con Rayadas.

El gol permitió un mejor manejo final de Rayadas, cerró de mejor manera los espacios que permitió en la primer parte a tal grado de solo recibir 2 disparos hacia su arco. Ser más defensiva por mera intención funciona según el lapso del partido, por lo que Pachuca pudo hacer poco ante ello y si bien por intentarlo no paró, fue claro que entre intención de un equipo y errores en tercio final, el juego no tuvo para dar más.

Alineaciones que terminaron el encuentro. Rayadas con un 4-5-1 dependiendo de ayudas de Evans y Ayllin para cerrar el juego. Pachuca aprovechó poco a Viri, sufrió con últimos toques y resintió la salida de Jenni Hermoso.

Con este triunfo, Rayadas está ya en el top 4 de la tabla general, recuperando su sitio y además con un partido menos por disputar.


Pachuca se queda a tres puntos de la clasificación de liguilla, pero seguramente con el descanso de la liga, podrán terminar de trabajar en situaciones de ofensiva, ya que sin duda, un juego entre ambas escuadras a ida y vuelta más adelante, sería algo que nos dejará algo más allá de espectáculo, porque lo de este partido terminó por ser engañoso pero merecido.