• Campeonas MX

Salud Mental en el Deporte

Por: Claudia García


Muchas personas pueden encontrar una disyuntiva respecto al título de este artículo.

Y es que en nuestra cultura occidental nos han remarcado infinidad de veces que la actividad física, el ejercicio y el deporte nos llevan a incrementar la salud mental, a regular el sueño, ciclos hormonales, mejorar o disminuir los riesgos cardiometabólicos, crear conexiones neuronales, aminorar síntomas de ansiedad y depresión, entre otros; pero entonces, si es tan positivo, ¿por qué los atletas enferman de su salud mental?


Todo lo mencionado anteriormente tiene sus bases científicas y son parte de estrategias para mejorar la salud mental cuando se utiliza la actividad física como recreación, sin embargo, el contexto de la competencia y el rendimiento deportivo es distinto al de una persona que no realiza deporte como profesión, ya que la presión que genera la competencia en algunos casos logra ser un detonante, aumentar o exponer a los deportistas hacia problemas de salud mental, pues algunos rasgos de la personalidad pueden conducir al éxito deportivo o bien a desarrollo de algún desajuste psicológico (1).


El ser humano no solo existe gracias a la biomecánica y biología de su cuerpo. El factor psicológico es importante, intrínseco y poco tomado en cuenta cuando un atleta busca adentrarse en el alto rendimiento. La salud mental está regida por variables psicosociales tan extensas que mencionarlas todas me tomaría realizar un libro de varios tomos. Así que quiero mencionar algunas variables importantes:


  • Rasgos de personalidad

  • Genética

  • Trastornos mentales, de sueño y/o conductuales

  • Bajo contacto con las redes de apoyo

  • Cultura

  • Machismo, misoginia, sexismo, discriminación

  • Problemas en la sexualidad o de identidad de género

  • Abusos físicos, sexuales, psicológicos, de sustancias, etc.

  • Contexto social

  • Bullying

  • Mala respuesta psicológica y emocional a lesiones, enfermedades, estrés y frustración


Este escueto listado es una mínima parte de variables que engloban a cualquier persona (atleta o no) y que siempre serán dependientes de la historia personal de cada individuo. No es coincidencia que Naomi Osaka haya desarrollado episodios de ansiedad y depresión, si Japón se encuentra dentro de los países que (al 2019 y con datos del repositorio del observatorio mundial de salud de la OMS) tienen mayor tasa de muertes por suicidio por cada 100,000 habitantes, varios de ellos habiendo presentado trastornos depresivos (2).


México también es uno de esos países


Otro detalle importante que no quisiera pasar por alto es la cosificación al cuerpo de la mujer, para ello dejo la definición de la palabra “cosificación” según Mercedes Bengoechea: es un proceso sistemático por el que un ser sensible se deshumaniza, se reduce a una cosa, a un ser insignificante sin estatus social, se convierte en algo que se puede intercambiar, poseer, trocar, guardar, exhibir, usar, maltratar, disponer y desechar (3).


Las atletas femeninas además de luchar contra la presión y expectativas personales, de la familia, amigos, entrenadores y del país representado, viven constantemente luchando contra los problemas sociales de género que también se han denunciado que se encuentran en el interior de las instituciones deportivas. Todo ello conflictúa el poder mantener una buena salud, aunado a que no todos los atletas son capaces de pagar un equipo multidisciplinario tan basto.


Con el fin de concientizar la salud mental, el comité olímpico internacional realizó un documento titulado: “kit de herramientas de salud mental del COI para atletas de élite”, en el cual proporcionan recomendaciones e información respecto a la salud mental enfocada en el deporte basada en investigaciones y un consenso internacional de expertos (4). Valdrá la pena leerlo y difundirlo.


Recordemos que la definición de salud (física y mental) que dicta la OMS es “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” (5).


Impulsemos la salud mental en todos los ámbitos y en el deporte apoyemos para que entrenadores y todo el equipo multidisciplinario que está detrás del atleta esté capacitado para identificar y orientar a tiempo cuando se manifieste algún desajuste en la salud de los deportistas.


Es importante mantener el mismo grado de exigencia a las instituciones de salud pública de nuestro país para que se otorguen de manera más accesible, gratitua y de calidad los servicios de salud mental.


Todo lo anterior descrito no es exclusivo de los atletas, si conoces a alguien o tú estas pasando por un momento en el cual notas cambios en tus emociones o pensamientos, acude con un especialista de salud mental con cédula. Recuerda que la salud mental no es sinónimo de trastorno mental.



Referencias:

  1. Chang C, Putukian M, Aerni G, et al. Mental health issues and psychological factors in athletes: detection, management, effect on performance and prevention: American Medical Society for Sports Medicine Position Statement— Executive Summary. Br J Sports Med 2020;54:216–220. Disponible en: https://bjsm.bmj.com/content/bjsports/54/4/216.full.pdf

  2. Organización Mundial de la Salud, Global health observatory data repository. Tasa de mortalidad por suicidio (por cada 100, 000 habitantes). Grupo Banco Mundial. 2021. Disponible en: https://datos.bancomundial.org/indicador/SH.STA.SUIC.P5

  3. Bengoechea M. «Rompo tus miembros uno a uno» (Pablo Neruda). De la reificación a la destrucción en los discursos masculinos sobre la mujer. Cuadernos de trabajo social 2006;19:5-41.

  4. Comité Olímpico Internacional. Kit de herramientas de salud mental del COI para atletas de élite. Athlete 365. 2021. Disponible en: https://olympics.com/athlete365/app/uploads/2021/06/3008_Mentally_Fit_Toolkit_A4_SPA_Layout_2a_AW.pdf

  5. Organización Mundial de la Salud. Constitución de la OMS. Disponible en: https://www.who.int/es/about/governance/constitution